En los primeros años de vida se enseña este proceso natural, y durante toda la vida se repite como algo lógico. Pero hay más sobre ir al baño que sólo recordar llevar papel higiénico.

Siendo una necesidad inherente al ser humano, ir al baño es un procedimiento lógico. Desde que al bebé se le reemplaza el pañal por el papel higiénico, se entiende que de por vida hará lo mismo. Sin embrago, ¿se va al baño de la forma correcta?

Como dato importante, hay que tener en cuenta que la vejiga se asemeja a un globo llenándose de agua, y que  almacena un aproximado de 300 a 400 CC. Por lo tanto, al estar en una reunión, ocupado o realizando cualquier actividad importante, en general las ganas de orinar se postergan. ¡Pero no debería ser así!

Es de suma importancia acudir a orinar o defecar cuando el cuerpo lo solicita. Si no se realiza a tiempo, se sobrecarga la vejiga, que con el tiempo produce incontinencia urinaria. Por lo tanto, para no lamentar, hay que prevenir. Y por consiguiente, se debe orinar cada 4 horas aproximadamente, que es el tiempo en que la vejiga alcanza su nivel máximo.

Y, ¿en qué posición hacerlo? Generalmente las mujeres orinan semi sentadas o casi pie. Pero es un gran error. La posición correcta para orinar y/o defecar, es siempre estar apoyado completamente en el inodoro. Sin embargo, hacerlo en baños públicos es demasiado poco higiénico. La solución es siempre usar toallitas desinfectantes o limpiar y cubrir la parte del sanitario en la que se apoyará, con papel higiénico.

Por otro lado, aguantar cuando existen ganas de defecar, por vergüenza en cualquier sitio, es una situación muy común que termina generando disfunciones a nivel del recto. Si se pospone por mucho tiempo la evacuación de las heces, éstas se endurecerán y se volverán más secas, por lo que evacuarlas en otro momento será mucho más difícil y hasta doloroso.

Es por ello, que lo recomendado es ir al  baño en el momento en el que se presenta el deseo defecatorio. Además,  es un hábito saludable que mantendrá los músculos del piso pélvico, que son los encargados de este trabajo, con un tono normal ya que no necesitará ponerse tenso para mantener las heces dentro del recto.

En cuanto a la posición ideal al momento de defecar, puede que haya sorpresas. Toda la vida se ha enseñado sentado, y  sólo en el baño de casa. Pero además se eso, lo correcto es llevar un piso de unos 20 centímetros y poner los pies sobre él una vez ya sentado en el inodoro. La idea es que las rodillas queden por sobre el nivel de las caderas. Esta posición hace que los músculos que se encargan del proceso evacuatorio se puedan relajar por completo, facilitando la evacuación de las heces.




Recibe AMP En Tu Inbox

Obtén acceso exclusivo al mundo de Ana María Polo, con fotos, videos, novedades, y mensajes personales de Ana María Polo

Más Ana María