Son innumerables las ocasiones en las que creemos que no damos más: problemas económicos, hechos violentos en el mundo, preocupaciones a nivel país, problemas en el trabajo, o bien algo muy común,  toparse con personas negativas que tienden a contagiarnos de esa energía. Todo esto provoca que nuestra mente no de cabida a la tranquilidad y felicidad. Pero, ¿Sabías que con tan solo 15 minutos diarios dedicados a usted todas estas situaciones pueden cambiar? Así es, por medio de la meditación. Esta práctica es muy común en países asiáticos para cambiar en ánimo, las energías, promover la tranquilidad mental y avanzar en el camino a la felicidad.

¿Qué es meditar?

La meditación, ha sido definida en occidente como un “ejercicio intelectual”, mientras que en oriente se le da un

sentido más espiritual y religioso. Viene de la palabra “dhyana” que significa “contemplación”. El budismo adoptó esta práctica como manera de entender y llevar a la praxis las enseñanzas de Buda (o Dharma).

La finalidad de esta práctica es la paz interior, la que llevará a la felicidad, este es “el fin último”. Muchas veces la meditación es asociada a relajarse, reflexionar y pensar en los problemas de manera calmada para encontrar una solución (algo así como lo hacemos todos al ir a dormir luego de un día ajetreado) pero pese a que tiene relación con todo lo anterior no es únicamente eso.

Si bien la meditación requiere que el cuerpo esté previamente relajado y con una postura cómoda, se necesita un propósito para realizarla, como desarrollar mayor compasión, amor, generosidad y algo que hace mucha falta en estos tiempos, el perdón.

¿Qué tiene que ver todo esto con sentirse mejor? ¡Tiene todo que ver! Por ejemplo: si tuvo un mal día por alguna reacción negativa de algún compañero de trabajo lo más probables es que su primera sensación sea enojo, impotencia, ganas de responderle de la misma manera o, peor aún, golpearlo. Pero puede tomar otra vía.

Al llegar a casa puede tomarse unos minutos para pensar y es así como se prepara para meditar. Es normal que lo primero que sienta al recordar ese episodio sea rabia frente a esta persona pero si va más allá logrará ponerse en su lugar y quizás comprenda el por qué de su actitud, lo que hará que usted se sienta mucho más tranquilo. Si es el caso estaremos desarrollando la compasión y ya no sentirá rencor hacia esa persona que también tiene problemas propios.

Gracias a la meditación se logra transformar la rabia en comprensión, y es así como la próxima vez que tenga algún episodio incómodo o que despierte malos sentimientos en usted, sabrá cómo reaccionar, qué pensar y convertir las malas energías en luz para usted y la persona que lo provocó.

En definitiva: la meditación nos ayuda tener una mente mucho más calmada, a no atormentarnos con nuestros miedos, a transformar las energías negativas en positivas, a controlar la ansiedad, a darnos un tiempo para nosotros, etc.

¿Cómo meditar?

No existe una manera muy establecida de hacerlo, pero lo principal es tener una postura cómoda, dejar caer los brazos hacia los lados y dejar los ojos entre abiertos para no quedarse dormido (si observa alguna figura de Buda en postura de meditación podrá darse cuenta que éste siempre tiene sus ojos entre abiertos, como si tuviera sueño, es por la misma razón).

El lugar que debe escoger debe ser también cómodo para usted. Si le acomoda encender velas sin luz artificial, elija esa opción. Si gusta estar en absoluto silencio o tener algún tipo de música ambiental, también es aceptable. Incluso, existen meditaciones guiadas en internet para diferentes ocasiones como inducir el sueño.

Tiene la postura corporal y el lugar. Luego, como decíamos anteriormente, debe tener una intención.

Si bien el mundo en que vivimos y la vida que llevamos no nos permite muchas veces detenernos a pensar es necesario hacer una pausa y disfrutar de los pequeños momentos, además no solo se estará ayudando a usted sino que también a quienes le rodean, recuerde que las energías son vibraciones que se logran percibir.

Sugerencias de libros :

Si le interesa saber más de este hábito, sus inicios y significado le recomendamos los siguientes libros:

  • Budismo Moderno: El camino de la compasión y sabiduría

Autor: Gueshe Kelsang Gyatso

Budismo moderno nos revela cómo aplicar todos los aspectos del budismo, desde los más básicos hasta los más avanzados, para solucionar nuestros problemas y lograr una paz interior y felicidad más profundas. Este manual para la práctica diaria es una fuente inagotable de inspiración y nos ofrece soluciones desde la perspectiva budista a los problemas que se nos presentan en la vida. Asimismo, anima a los practicantes de cualquier creencia a profundizar en la comprensión y práctica del camino espiritual.

  • Nuevo manual de meditación: Meditaciones para una vida feliz y llena de significado

Autor: Gueshe Kelsang Gyatso

Escrito especialemente para el lector moderno que intenta incorporar la práctica de la meditación al agitado modo de vida, nos guía gracias a la secuencia de 21 meditaciones conocidas como lamrim, que conducen a experimentar verdadera paz interior.

  • Meditación, la primera y última libertad

Autor: Osho.

Incluye más de sesenta prácticas meditativas, basadas todas ellas en tres aprendizajes esenciales: alcanzar un estado de relajación, aprender a observar la mente sin interferir y hacerlo sin juzgar. El mensaje es claro: la meditación no es una disciplina espiritual alejada de la vida diaria en el mundo real, sino que es el sencillo arte de ser consciente de lo que está sucediendo en nuestro interior y a nuestro alrededor.




Recibe AMP En Tu Inbox

Obtén acceso exclusivo al mundo de Ana María Polo, con fotos, videos, novedades, y mensajes personales de Ana María Polo

Más Ana María