Probablemente lo mejor de Mad Max: Fury Road es que tiene todo y nada en común con sus predecesoras. Todo, porque seguimos en el mismo universo post-apocalíptico y nada porque, como película de acción, esta versión podría superar con creces a las anteriores (¡Lo sentimos fans de la saga, pero así es!).

Desde el inicio nos queda claro que esta es una película de acción con todas sus letras. Persecuciones, desierto y
explosiones podría ser el mejor resumen de esta entrega. La historia se sitúa justo al término de la segunda (Mad Max 2: The Road Warrior), por lo que representa una línea paralela de la trilogía protagonizada por Mel Gibson. En esta cuarta parte, Max (Tom Hardy, Batman: The Dark Night Rises, The Revenant, Inception) es apresado por Immortan Joe (Hugh Keays-Byrne, Toecutter en Mad Max 1) al mismo tiempo que Imperator Furiosa (Charlize Theron, The Devil’s Advocate, Monster), una comandante de las fuerzas de Immortan Joe, se va con las cinco esposas de Immortan Joe. Esto desata una larga y peligrosa persecución en contra de Imperator Furiosa, en la cual Max queda atrapado entre medio de la cacería y debe sumarse a uno de los bandos.

La película ha sido descrita por una de sus protagonistas, Charlize Theron, como una misma escena grabada durante 138 días.  Y es que la historia pareciera no tener más complejidades que lo descrito acá. Al contrario, parece una toma larga en la que no tenemos tiempo para respirar o pestañear. Sin embargo, es aquí justamente donde radica la gracia de Mad Max, en la narración de la historia. En la forma en la que se cuenta la historia y como el tiempo de la narración se vuelve algo vertiginoso y extremo.

El director, George Miller (a cargo de las tres Mad Max anteriores), es un gran narrador, por ende lo primordial de esta película no son los hechos, sino la forma en la que se nos presentan esos hechos. Miller toma elementos de la saga anterior y los reinventa de tal modo que adquieren nuevos significados. Prácticamente todos los elementos de la película adquieren nuevos significados, por lo cual el film está lleno de detalles sobre los personajes y el mundo en el que viven. Aquí, también es importante destacar la labor del director de fotografía John Seale (Dead Poets Society, The English Patient, Prince of Persia: The Sands of Time), quien saca a relucir de manera excepcional, su larga trayectoria en esta película.

En resumen, Mad Max es una película interesante de ver, pues lleva el estereotipo de la película de acción a otros niveles. Y probablemente este sea el gran motivo por el cual resultó acreedora de nada más ni nada menos que diez nominaciones al Oscar, las cuales incluyen: Mejor Película, Mejor Director, Mejores Efectos Visuales, Mejor Fotografia, Mejor Maquillaje, Mejor Montaje, Mejor Edición de Sonido, Mejor Sonido, Mejor Diseño de Vestuario y Mejor Dirección de Arte.

Si nunca ha visto ninguna de las Mad Max, esto no es motivo para no ver Mad Max: Fury Road. Pero si vio Fury Road, entonces continúe con la saga anterior. Como ya le dijimos, esta nueva versión tiene todo y nada en común.




Recibe AMP En Tu Inbox

Obtén acceso exclusivo al mundo de Ana María Polo, con fotos, videos, novedades, y mensajes personales de Ana María Polo

Más Ana María