Los jóvenes y niños están cada vez más conectados a la internet, y la pregunta es: ¿están los padres preparados para hacer frente a los peligros que esto representa para sus hijos?

Con la evolución de la internet, los jóvenes están cada vez más expuestos a contenidos inadecuados y personas potencialmente peligrosas, por lo que es importante garantizar la seguridad de los niños y adolescentes en el entorno digital. Tomar acción sobre el comportamiento de los hijos en internet puede servir de arma para luchar contra estos peligros, los cuales pueden traer graves consecuencias para la vida de un niño y su familia.

Los posibles riesgos en internet son la intimidación cibernética, la agresión en línea, juegos que pueden resultar en suicidio, pedofilia, entre muchos otros problemas. Revelar información personal y hacer una cita con desconocidos, por ejemplo, puede resultar en secuestros, abusos y, en casos graves, el riesgo de muerte.

 

Erik Robinson y su mamá

Un caso trágico de estos peligros y sus resultados fue el de Erik Robinson, 12 y Dimitri Jereissati, 16, quienes, por jugar a un juego de asfixia que vieron en internet, perdieron sus vidas. En el juego, los niños se cuelgan con correa, cuerda o ayuda a un amigo para causar hipoxia o bajo nivel de oxígeno en el cerebro, pero lo que ellos no saben es que este juego tiene riesgos mortales, y terminan falleciendo o sufriendo graves consecuencias.

Judy Rogg, la madre del niño Erik Robinson, víctima del juego de asfixia, dio una declaración conmovedora explicando lo que sucedió cuando se dio cuenta de que su hijo no contestaba sus llamadas: “Sentí que algo estaba mal. Agarré mi bolso y corrí”. Judy encontró al niño inconsciente en la cocina con una cuerda alrededor de su cuello, “Perdí a mi hijo por cinco minutos. Todavía estaba caliente y los labios de color de rosa. Lo llevamos al hospital, y aunque permaneció con vida, al día siguiente su cerebro no registró ninguna actividad… y tuvimos que desconectarlo.”

Otro caso que llamó la atención en Brasil, fue el de Dimitri Jereissati, el joven que fue encontrado muerto en su cama por un empleado y su hermano mayor, después de participar del juego de la asfixia. Después de la pérdida, el padre del niño decidió fundar el instituto Dimi Cuida, para evitar que se sucedan más tragedias de este tipo.

 

La fundación Dimi Cuida provee información, educación y tips de prevención sobre los riesgos de la internet.

La orientación y supervisión de los padres y cuidadores puede ayudar a prevenir muchos de estos casos, aún cuando este tema genere una discusión acerca de la privacidad de los niños y adolescentes. Supervisar y controlar las acciones de los niños en internet y orientarlos sobre el uso correcto de lo que no se debe hacer en línea es una herramienta poderosa frente a todos los riesos antes descritos.

El diálogo, la observación y la confianza son piezas importantes para romper esta idea de la invasión de la privacidad, es vital que los padres sepan que la internet es un mundo peligroso donde los niños tienen que saber comportarse y saber lo que es seguro y lo que no es. Hay que tomar medidas como no divulgar información personal, no confiar en extraños, estar atentos a sitios de chat, etc. Estas acciones mostrarán a los hijos que deben respetar a los demás y les enseñará que no todo lo que leen y ven en línea es cierto.




Recibe AMP En Tu Inbox

Obtén acceso exclusivo al mundo de Ana María Polo, con fotos, videos, novedades, y mensajes personales de Ana María Polo

Más Ana María